Conducción autónoma todo terreno Jaguar Land Rover I+D+i

Jaguar Land Rover Conducción Autónoma

La conducción autónoma está de moda. Muchas marcas están invirtiendo dinero en el desarrollo de tecnologías que permitan desplazarse a los vehículos sin conductor. Esta vez le toca al grupo Jaguar Land Rover, pero sus esfuerzos no solo se dirigen a la conducción autónoma por carretera, ellos aspiran a que sus coches puedan conducirse por sí solos también en el campo.

La compañía ha invertido varios millones de libras en un proyecto que pretende conseguir que sus coches puedan ser autónomos en cualquier circunstancia. Ya sea en carretera en mal estado, cubierta de nieve, pista forestal o campo a través. La implicación del grupo en I+D+i en esta dirección se debe en parte al apoyo del gobierno británico con medidas como dar luz verde a la conducción autónoma en su territorio.

filete mastermotor 210x3  
La carrera hacia la autonomía: Conducción autónoma gracias a BMW, Intel y Mobileye.  
filete mastermotor 210x3  

El sistema de detección de Jaguar Land Rover combina cámaras, radares de proximidadsensores de ultrasonidos y LIDAR (detección por luz y distancia). Así consiguen una vista de 360º de todo lo que lo rodea, incluso en las condiciones climáticas más adversas como lluvia intensa o nieve.

Los sensores de ultrasonidos pueden identificar las condiciones de la superficie mediante el escaneo de hasta cinco metros por delante del vehículo. Su función es anticiparse a las situaciones adversas del terreno, ajustando automáticamente el modo de conducción para asfalto, nieve, césped o arena. De esta forma optimiza el rendimiento off road, para no perder el control en ninguna circunstancia.

Conducción autónoma Jaguar Land Rover

Otro método de detección del proyecto es el sensor que analiza la rugosidad de la superficie para ajustar la velocidad del coche. Estas cámaras detectan las irregulares, hoyos, baches y charcos que puedan afectar a la marcha del vehículo. De esta forma, el sistema de inteligencia artificial puede ajustar automáticamente la velocidad para mantener a los pasajeros cómodos.

Hasta ahí para el terreno. Sin embargo, las variables a las que se puede enfrentar un vehículo son muy numerosas, —sobre todo si sale de la carretera. Puede haber obstáculos como ramas de árboles, rocas con aristas peligrosas o la simple barrera de un parking que quede por encima de los clásicos radares de proximidad. Para todos estos obstáculos elevados, Jaguar Land Rover utiliza un juego de cámaras que escanean todo lo que se acerca al vehículo a cualquier altura y que permiten cambiar la dirección del coche para esquivarlos.

Otro elemento clave de esta conducción autónoma todo terreno, es la capacidad de sus vehículos de comunicarse entre sí. Muy útil si los coches están fuera del alcance de los detectores en una curva o incluso al otro lado de una gran roca en pleno campo. Jaguar Land Rover ya ha hecho una demostración interconectando dos Range Rover Sport para hacer una ruta en convoy por pistas forestales. Los dos vehículos compartieron información sobre su ubicación, los cambios en la altura de la suspensión necesarios, el posible patinaje de las ruedas, así como los cambios de configuración en cada momento de las ayudas a la conducción off road ATPC y Terrain Response.

Jaguar Land Rover Conducción Autónoma

Anterior artículo Siguiente artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
El mundo del motor y el autómovil al día: noticias, novedades, reportajes, pruebas, consejos, juegos y ¡mucho más!