Renault Twizy F1: lo último de la marca francesa La creación más loca

Renault Twizy F1

La última idea de la rama Sport F1 de la marca francesa es el Renault Twizy F1. Una evolución del pequeño y eléctrico Twizy 80 llevada a los límites de la locura. El cambio no solo impresiona, si no que enamora. Aunque eso sí, es obvio que para un uso diario sería impensable.
Lo primero que piensas al ver el Renault Twizy F1 es: a quién demonios se le ha ocurrido la brillante idea de ponerle a un Twizy normal el mismo KERS que monta el equipo Lotus Renault de Fórmula 1.

Esta idea tan original es de François Champod, ingeniero de Renault Sports Tecnology. Te asaltan muchas preguntas al conocerlo, y la primera de ellas como no puede ser de otra manera: ¿realmente es una buena idea? La cara de François te lo dice todo, pruébalo y verás.

Antes de nada, hay que explicar que el sistema KERS actúa durante apenas 14 segundos, suponiendo un incremento de potencia de 80 caballos. La radical diferencia entre el Lotus Renault de Fórmula 1 y el Twizy F1 es que, en el caso del primero lo hace sobre una potencia de 700 CV, es decir un incremento del 11% aproximadamente. Mientras que en el caso del utilitario eléctrico lo hace sobre los 17 CV que vienen de fábrica. Esto supone que la potencia pasa hasta los 97 CV del tirón, un 570% más.


Galería. Pincha en la imagen para pasar a la siguiente.

La prueba consiste en una ‘drag race’, dividida en tres partes. La primera de ellas es con un Twizy 80 normal. En teoría es para que sientas la aceleración y el estado de la pista, aunque con tan solo 17 caballos, pocas sensaciones puedes ir cogiendo. Resultado final, 185 silenciosos metros en 11.7 segundos.

La siguiente tanda es con el Renault Twizy F1, y créeme cuando te digo que para lo siguiente no te prepara nada ni nadie. Ya en parado el ruido es casi ensordecedor, parece que tengas un generador eléctrico en la espalda, ahí va ubicado el KERS. La maniobra es muy sencilla, apretar a la vez las dos levas de detrás del volante, vista al frente y acelerar a fondo como si la vida te fuera en ello. El resultado es un “chute” eléctrico inicial es descomunal, que te provoca una amplia sonrisa. Normal que tras recorrer la misma distancia, no tan silenciosa esta vez, el reloj se pare en 7.642 segundos. Cuatro segundos más rápido en un recorrido tan corto es impresionante.

Parte de este tiempo también hay que agradecérselo a los neumáticos lisos, sacados de la Renault Cup, la suspensión mejorada y la aerodinámica al más puro estilo de competición, con fondo plano y efecto suelo. La marca francesa está tan orgullosa de su creación, que lo compara con su coche de producción con mejor aceleración, el Megane RS.
Sin lugar a duda una de las carreras más raras pero divertidas jamás disputada

Y precisamente en esa comparación consiste la tercera prueba, Renault Twizy F1 contra Megane RS. Ambos situados en la línea de salida y a la espera de recibir luz verde para salir disparados. Llegados a ese momento el Twizy F1 se pone en cabeza con abrumadora facilidad, aunque ese empuje inicial rápidamente se ve neutralizado. Al cruzar la meta ambos coches van emparejados, pero con la clara sensación de que el Megane sería capaz de pasar primero sin mucho esfuerzo.

Cifras y comparaciones a parte, la conclusión que sacas es que esta gente sabe lo que se hace, parece una locura, pero funciona. Obviamente el Renault Twizy F1 no tiene cabida en el día a día de una ciudad, motivo por el cual se trata de un ‘concept car’. Nunca lo verás pararse al lado tuyo en un semáforo, ni enchufado a un punto de recarga. Pero sirve como ejemplo para darnos cuenta de que igual, en un futuro no muy lejano, podamos disfrutar de alguna manera, de ideas tan brillantes cómo esta.

Haciendo un poco de historia, no es la primera vez que la rama deportiva de Renault sorprende al mundo con una creación cuanto menos peculiar. En el año 1994 presentaron en el salón de Paris su máquina más exagerada hasta la fecha. Nada más y nada menos que una Espace con una carrocería de fibra de carbono y un motor RS5 V10 de 3,5 litros de cubicaje y 820 CV proveniente de la Fórmula 1. Era capaz de acelerar de 0 a 100 Km/h en apenas 3 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 310 Km/h. Toda una bestialidad. Renault Espace F1. Conmemoración por los 10 años del lanzamiento de la Espace

Anterior artículo Siguiente artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
El mundo del motor y el autómovil al día: noticias, novedades, reportajes, pruebas, consejos, juegos y ¡mucho más!