BMW 114d: 95 CV concebidos para ahorrar El serie 1 más ecológico

BMW 114d

Un BMW diésel de 95 CV puede parecer un despropósito a primera vista, sobretodo para los “talibanes” de la marca bávara. Pero no nos engañemos, el BMW 114d es una maquina de ahorrar, una herramienta maravillosa para movernos del punto A al punto B de manera eficiente y rodeados de la calidad propia de BMW.

Ver en la parte trasera de mi BMW negro las siglas 114d, personalmente, como buen amante de los coches, también me produjo cierta sensación de reticencia e inseguridad. ¿95 CV para mover el Serie 1? ¿Podré adelantar a los camiones en las nacionales? Son preguntas normales que cualquiera que esté medianamente puesto en el mundo del motor se haría.

Pero este BMW 114d sorprende y no sorprende en cuanto a prestaciones, evidentemente con esa potencia ya os puedo adelantar que no son ninguna maravilla. Pero sin duda sorprende en otros apartados. Pero vayamos por partes: me acomodo en su interior, perfectamente acabado como es habitual en BMW, me abrocho el cinturón y 1.200 km me esperan por delante.


Galería. Pincha en la imagen para pasar a la siguiente.

Al volante del BMW 114d lo primero que se siente es calidad. Y es que BMW es premium por algo, pese a quien le pese, la calidad de los materiales, ajustes y posición al volante son muy buenos. Quizás en fotos o a primera vista, el interior del BMW pueda parecer algo espartano, pero con el tiempo te das cuenta que no hace falta más para hacerte la vida a bordo más cómoda y placentera.

Arranco el motor y el interior está perfectamente insonorizado. Es cierto que se puede apreciar el típico sonido de los diésel, pero para nada molesta. Tengo ganas de pisar el pedal derecho del BMW 114d a fondo para ver que tal se mueven esos 95 CV. Nada más salir, en segunda y tras dejar calentar el aceite, hundo el pedal del acelerador en la moqueta. Y tachán, efectivamente, el coche no se mueve, ni de lejos, como debería moverse un BMW y más habiendo “tocado” hace no demasiado su hermano mayor: el M135i. Tampoco me sorprende. ¿Que esperas con 95 CV? me pregunto por dentro.

Por ciudad el BMW 114d se comporta correctamente, es cómodo, el cambio tiene el mismo tacto agradable que el resto de la gama y para ir de 0 a 50 por las calles madrileñas, se mueve como pez en el agua. Esta podría ser una de sus bazas, pero sin duda para callejear prefiero otros coches, más baratos, más pequeños e incluso más ahorradores. Mi intención no es probarlo por ciudad, ya sé que en ciudad se va a comportar bien y los consumos que voy a conseguir, aun siendo buenos, no van a ser espectaculares. Así que rápidamente me incorporo a una de las autovías que rodean Madrid.

Y este sí que es definitivamente el terreno favorito del BMW 114d. No hay duda. Las suspensiones son suficientemente blandas (pese a ser un BMW) como para conseguir un alto grado de confort. Como ya he dicho el aislamiento acústico es muy bueno y esto ayuda, especialmente cuando vamos rápidos en autovía. El motor me sorprende más en recuperaciones que en aceleración. Y es que sus 235 Nm de par máximo en un intervalo constante entre las 1.500 y 2.750 vueltas, es para tenerlo en cuenta. Pero sin duda lo mejor viene cuando, con la sexta marcha engranada, miras el ordenador de a bordo y ves unos consumos realmente de risa.

Lograr un consumo medio, en un terreno llano, durante unos 150km, a 120 km/h de media, rondando los cuatro litros, es sorprendente. Sí, ya se que las cifras oficiales dan un consumo medio de 4,1 litros, pero otros coches con consumos oficiales similares que he probado por ese tramo y con una coducción normal, sin intentar ganar ningún premio de eficiencia al volante, ni se han acercado a esas cifras. Y es que el BMW 114d me parece un coche perfecto para hacer kilómetros y kilómetros por autovía, de manera relajada, en sexta y consiguiendo unas cifras de consumo y ahorro excepcionales.

Ya entiendo cual es el propósito del BMW 114d: ahorrar. No tiene más ni pretende más. Si quieres potencia o diversión al volante, hay otras alternativas. Y a mi me gustan esos coches que son sinceros, creados con un fin y que son realmente buenos para lo que han sido concebidos. Y este 114d lo es. No obstante también quiero comprobar que tal se comporta en curvas, ¿mantendrá el dinamismo propio de BMW? Se que no está pensado para ir de tramo, pero tengo curiosidad por ver como se comporta.

Me incorporo a una nacional con curvas rápidas y con tramos en no demasiado buen estado. Lo que más me gusta en los primeros tramos sigue siendo la suspensión. Es algo dura, como buen BMW, pero filtra bien las irregularidades del asfalto. Lo que me gusta precisamente es ese equilibrio entre comodidad y dureza. La dirección como en todo los BMW es precisa, quizás algo blanda cuando empiezas a tomar una curva, pero directa cuando estás dentro. Sus 1.375 kg no son un lastre y el chasis, capaz de “tragar” potencias superiores a los 300 CV, va sobrado.

Una vez lanzado y viendo que tiene un comportamiento en carretera muy bueno, a la altura de BMW, me pregunto si realmente se notan esos 95 CV. Y de nuevo, como si de una batalla se tratase, el par vuelve a ser el protagonista. Los adelantamientos no son fulgurantes, pero el coche responde bien. No obstante si tus necesidades de movilidad te hacen recorrer muchos kilómetros por vias de doble sentido, quizás si deberías optar por un motor algo más potente, para muchos podrían ser suficientes esos 95 CV, pero el plus de seguridad de contar con algo más de potencia, bien merece invertir unos euros más.

Esta claro que el estilo de conducción de cada uno no va a ser igual. Para mi se queda algo corto de potencia, pero para mucha gente, esos 95 CV serán más que suficientes si quieren ir relajadamente y sin prisa. Además el BMW hace muy fácil la vida a bordo. Hoy en día todos los coches modernos vienen con mil dispositivos eléctronicos, con montones de botones y algunos de ellos son realmente un rompecabezas. En el BMW 114d me gustaría destacar de manera especial la facilidad de manejo y lo verdaderamente intuitivo que es el sistema iDrive para manejar muchas de las opciones telemáticas que ofrece. He probado muchos sistemas y ninguno me ha parecido más intuitivo que el de BMW, con una mano y con apenas cinco minutos de aprendizaje, lo manejarás como si llevarás toda la vida haciéndolo. Además la pantalla está situada en un lugar idóneo para no desviar demasiado la vista de la carretera y tanto el tamaño como la calidad de imágen son sencillamente perfectos. Sin duda en temas de conectividad, BMW está apostando fuerte y se nota.

Si en algo no destaca el BMW 114d es en la habitabilidad de las plazas traseras. Delante se va bien, pero detrás es algo justo, tanto en espacio para las piernas como en la altura libre al techo. El maletero es aceptable, pero tampoco destaca en exceso con sus 360 litros de capacidad. Eso sí, con los asientos traseros abatidos alcanza los 1.200 litros de capacidad.

Antes de llegar a mi destino, me esperan cerca de 100 km de carretera de montaña, con grandes pendientes y muchas curvas. Ahí los 95 sí se quedan cortos y el BMW 114d sufre si quieres mantener un ritmo alto. No esta pensado para eso, ni de lejos. Hay que apurar las marchas para mantener un ritmo fuerte. Y en este tipo de conducción, es casi un milagro bajar de los 10 litros de media, por muy diésel ahorrador que sea el coche. Pero al llegar a mi destino y tras mirar el ordenador mi sorpresa fué mayuscula. En un tramo de montaña, apurando las marchas, con una velocidad media de 85 km/h, el ordenador marcaba un consumo de 7,4 litros a los cien ¡es un auténtico mechero!

Es hora de volver a la ciudad. De volver a recorrer los 600 KM que me separan de la capital. Y el BMW me ha parecido, ante todo, un coche racional, de calidad y con unos consumos excepcionales. Es hora de llenar el deposito de 52 litros, el ordenador de abordo me dice que puedo andar más de 1.100 kilómetros hasta la próxima parada a repostar, ¡arrivederci gasolinera!

Anterior artículo Siguiente artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
El mundo del motor y el autómovil al día: noticias, novedades, reportajes, pruebas, consejos, juegos y ¡mucho más!