Rolls-Royce Sweptail: el más caro de la historia de la marca Encargado por un multimillonario anónimo

Rolls-Royce Sweptail

En las altas esferas, hay todo un mundo de coches de lujo hechos a medida, diseñados para satisfacer los caprichos de unos pocos afortunados. Aquí tienes una buena muestra de ello, el Rolls-Royce Sweptail, un coupé de más de cinco metros y dos plazas, que a petición de su comprador, tiene una trasera inspirada en la popa de un barco.

 
Rolls-Royce no es la única marca que trabaja por encargo: McLaren se lanza a la creación de coches a medida.
 

Cuatro años ha tardado Rolls-Royce en terminar este encargo de un multimillonario que ha preferido mantenerse en el anonimato. Su precio no se ha revelado oficialmente, pero fuentes cercanas a la marca estiman su precio en torno a los 11,5 millones de euros. En palabras de su CEO, Torsten Müller-Otvös, a la prensa: “[el Sweptail] ha sido sustancialmente caro, podéis escribir sin problemas que podría ser el coche más caro que jamás hayamos fabricado”.

Su propietario ha trabajado codo con codo con el departamento de diseño de Rolls-Royce para que todo estuviese a su gusto. El peculiar biplaza ha sido construido sobre la base de aluminio de un Phantom Coupe VII y su motor es el mismo que el del modelo de serie. Este V12 atmosférico de 6.75 litros rinde 460 CV, aunque no se sabe si se ha modificado en el Sweptail para ofrecer más potencia.

Galería del Rolls-Royce Sweptail. Pincha en la imagen.

Diseño y lujo en el Rolls-Royce Sweptail

  filete mastermotor 210x3
  Puede que varias modificaciones del Sweptail sean fríbolas, pero no caen en saco roto. Este tipo de encargos a medida sirven a las marcas para desarrollar nuevas soluciones de ingeniería para sus modelos de serie.
filete mastermotor 210x3

Teniendo en cuenta el descomunal presupuesto para este Rolls-Royce, no es de extrañar que en su interior haya detalles de lo más exclusivos. Con solo apretar un botón, una botella de champán lista para servir sale entre los dos únicos asientos del Sweptail. En los laterales, tiene espacio para dos maletines donde gradar los portátiles. Y los asientos traseros han sido sustituidos por una réplica de la popa de un barco de lujo. 

En el exterior, salta a la vista la trasera alargada que recuerda a los diseños de algunos clásicos de los años 40 (el Peugeot 402 es buena muestra de ello). Aunque su frontal es mucho más convencional, la parrilla del Sweptail es la más grande que haya tenido un Rolls-Royce en toda su historia y está hecha de aluminio pulido a mano con efecto espejo.

El trabajo desarrollado por Rolls-Royce no ha sido fácil. Según Müller-Otvös, varias modificaciones pedidas por su cliente eran muy complicadas, porque requerían un trabajo extra para que cumpliesen con los requisitos de homologación Europeos. Otras simplemente eran imposibles de hacer.

Anterior artículo Siguiente artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
El mundo del motor y el autómovil al día: noticias, novedades, reportajes, pruebas, consejos, juegos y ¡mucho más!