Ford desarrolla su Mondeo con ‘conductor virtual’ Conducción autónoma

Conductor virtual de Ford

Ford está desarrollando la nueva generación de coches con lo que ellos llaman un ‘conductor virtual‘. Una serie de sistemas de detección y unidades de procesamiento que permitirán la conducción autónoma de sus vehículos. El modelo elegido para este desarrollo es el Ford Mondeo, cuya plataforma está siendo adaptada para integrar toda la electrónica necesaria.

  filete mastermotor 210x3
  Lo último sobre la conducción autónoma: Los Tesla Model S y Model X y Los ‘Ojos electrónicos’ para coches.
filete mastermotor 210x3

El Ford Mondeo con conducción autónoma incorpora un nuevo hardware informático con mayor capacidad de procesamiento, para que su ‘conductor virtual’ pueda reaccionar adecuadamente a toda la información recibida: peatones, semáforos, señales de tráfico, accidentes o cualquier imprevisto.

En el campo de la detección, utilizan los nuevos sensores LIDAR, mucho más precisos que los radares de proximidad. Algo que también ha hecho Jaguar Land Rover para su conducción autónoma offroad o el robot militar de Marathon Robotics que han adaptado para el reparto de pizzas. Además, han conseguido reducir el número de estos detectores de cuatro a dos, para reducir los costes sin perder capacidad de detección.

Con estas mejoras, Ford pretende que su Mondeo alcance la categoría de coche completamente autónomo. En términos técnicos, esto significa conseguir el nivel cuatro de conducción autónoma (SAE-defined level 4-capable), que la SAE define como un vehículo que es capaz de actuar como lo haría un ser humano al volante en cualquier circunstancia.

Desarrollo del Conductor virtual de Ford

Cómo funciona el ‘conductor virtual’ de Ford

Además de los sensores LIDAR, el ‘conductor virtual’ de Ford aúna cámaras, radares, algoritmos para la localización y selección de rutas, visión computerizada con aprendizaje, mapas 3D de alta definición y gran potencia de procesamiento para manejar todos los datos. Según los ingenieros de Ford, construir un coche sin conductor es algo muy diferente a construir un coche convencional, por lo que crea muchos interrogantes: “¿Cómo imitar todo lo que un conductor humano tiene que hacer al volante? Por ejemplo, en un trayecto corto para ir a hacer una compra exige al conductor tomar multitud de decisiones por el camino. ¿Ha tomado el camino correcto? ¿Qué ocurre si un accidente bloquea la calle?”

El método que utiliza Ford para afrontar estas dificultades es comparar dos percepciones del entorno diferentes: una tratada y otra directa. La percepción tratada requiere la generación de mapas 3D de alta resolución del entorno en el que se va a mover el coche. Es decir, como los mapas de un GPS, pero con mucha más información sobre el recorrido: situación de señales, pasos de peatones, semáforos, barreras y otros elementos estáticos. 

Una vez en marcha, la percepción directa emplea sus sensores, cámaras y radares para escanear continuamente alrededor del vehículo y comparar lo que ve, con el mapa en 3D generado por la percepción tratada. Esto permite ubicar el coche con precisión en la ruta, identificar imprevistos y comprender lo que le rodea.

Anterior artículo Siguiente artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
El mundo del motor y el autómovil al día: noticias, novedades, reportajes, pruebas, consejos, juegos y ¡mucho más!