El Bloodhound SSC se prepara para batir el récord de velocidad Un coche a 1.600 km/h

Bloodhound se prepara para el récord

Superar el récord de velocidad en coche no es algo que se deba tomar a la ligera, porque si algo sale mal a semejante velocidad, las consecuencias pueden ser dramáticas. Esto es algo que tienen muy presente los creadores del Bloodhound, más si cabe teniendo en cuenta que no se conforman con rebasar los 1.228 km/h de la actual marca. Ya que van a superar la barrera del sonido, ¿por qué no ir más allá?

Hace unos meses os adelantamos las intenciones del Bloodhound SSC de superar el récord de velocidad que lleva imbatido desde 1997. Pues bien, parece que los trabajos previos están a punto de terminar porque en octubre empiezan con las pruebas en pista de su SuperSonic Car. El lugar elegido es la pista principal del aeropuerto de Newquay, Reino Unido, un lugar muy apropiado para un coche impulsado por el motor a reacción de un caza Eurofighter.

 
  Otro coche de récord: Jeep Grand Cherokee Trackhawk, el SUV más rápido del mundo.

En las primeras pruebas se comprobará que todos los sistemas del coche funcionan correctamente: dirección, suspensión, frenos, sistemas electrónicos… Para ello alcanzarán la “modesta” velocidad 320 km/h en los 2,7 km que mide la pista.

Si todo va bien en Newquay, el Bloodhound será enviado a una pista de 17,7 km ubicada en Sudáfrica, que ha sido especialmente creada para continuar con las pruebas. Una vez allí, comenzarán con los trabajos para alcanzar 800 millas por hora (1287 km/h), suficientes para batir el actual récord. Al año siguiente, se añadirán más motores al Bloodhound para triplicar su potencia y por fin alcanzar las 1.000 millas por hora (1.600 km/h).

Galería de la preparación del Bloodhound. Pincha en la imagen.

Cuando el Bloodhound supera la velocidad del sonido

 
  El coche que ostenta el actual récord de velocidad es el Thrust SSC, que al igual que el Bloodhound SSC, fue pilotado por Andy Green.

Thrust SSC (anterior récord)

Para que un coche alcance estas velocidades, no vasta con ponerle el motor de un avión. Hay multitud de elementos que tienen que provenir del sector aeronáutico para poder soportar las enormes fuerzas a las que son sometidos.

Por ejemplo, para las primeras pruebas del Bloodhound se utilizarán frenos de carbono y los neumáticos de otro famoso caza: el English Electric Lightning. Más adelante, cuando las ruedas lleguen a girar 170 veces por segundo, el Bloodhound tendrá que equipar ruedas macizas de aluminio dado que ningún neumático de caucho, por reforzado que esté, resistiría a esas velocidades sin desintegrarse.

El ingeniero jefe del proyecto, Mark Chapman, hace una comparación que da una idea clara de las fuerzas que están manejando: “a estas velocidades una bolsa de un kilo de azúcar pesa en torno a 50 toneladas”.

Y si la aceleración de 0 a 100 km/h en 2,3 segundos del Dodge Challenger SRT Demon te pareció impresionante, te gustará saber que el Bloodhound es capaz de alcanzar esa velocidad en menos de un segundo. Si todo va bien, para llegar a su objetivo de 1.600 km/h solo empleará 55 segundos.

Anterior artículo Siguiente artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
El mundo del motor y el autómovil al día: noticias, novedades, reportajes, pruebas, consejos, juegos y ¡mucho más!